.

.

miércoles, 11 de enero de 2012

reflecciones de verano...

Son las 3.40 de la tarde, tendría que tener el almuerzo listo, pero mi cuerpo no me coopera, demaciado aletargado para moverse me dedico a ir de un lado a otro haciendo un poco de cada cosa y pensando...
He mutado y transformado mi alma desde que nací...la inocencia dio paso a la búsqueda del conocimiento de la verdad y de la propia vida y como consecuencia la inocencia se perdió...
pero no fue una perdida dolorosa o siquiera fue una perdida, es una parte inevitable de crecer, así como también lo es equivocarse.. y este año que paso he errado bastante, pero también aprendí, y espero que este aprendizaje sea duradero, aunque si he de ser honesta tengo aun varias malas decisiones cargando contra mi cabeza, pero no quiero luchar con ellas ahora, aun tengo otras cosas que solucionar, tal vez no tan importantes pero que torturan con mayor ímpetu, tal vez cuando deje de sentir el dolor del primer azote sea capas de ver y sentir la herida constante  y profunda que deja la espina, pero por el momento quiero dejar de sentir el ardor de mi espalda...luego me ocupare de curar la otra herida antes de que se infecte...

mi estado de animo se ha vuelto melancólico otra vez, aveces me encuentro a mi misma perdida dentro de una conversacion respondiendo por instinto, sin siquiera recordar de que estaban hablándome o siquiera quien me estaba hablando...se ha vuelto mas difícil concentrarme y tratar de aparentar que estoy presente cuando en realidad tan solo quisiera estar perdida dentro de mis libros y de mis sueños....
mi apetito también disminuyo, algo que por cierto preocupa a todo el mundo menos a mi, considero que como lo suficiente, cuando me siento saciada dejo de comer, no me gusta seguir comiendo cuando ya estoy llena, es como querer poner mas agua a un vaso rebalsado...no estoy durmiendo bien, opino que seguramente todo lo anterior no es mas que una consecuencia de los nervios que me traen al filo de la inconsciencia, no saber como llevar los errores que arrastre del año pasado me tiene en una especie de estado zombie donde mi cabeza se refugia hasta que encuentre la solución o hasta que esta caiga repentinamente del cielo, lo que sea que ocurra primero...


He dicho que cometí muchos errores algunos son mas profundos de los que incluso con toda la honestidad que planteo acá en mi espacio, seria capaz de decir, otros si bien no son tan graves me averguenzan de haberlos cometido y ya que mi orgullo es tan grande como mi terquedad tampoco los mencionare...porque aun pese a todo yo no acepto realmente que hayan sido errores, esa es la parte de la terquedad, porque mi conciencia sabe que fue mi culpa, pero aun así mi cabeza no lo quiere aceptar, y mi orgullo, bueno nunca se dejara herir por su propia mano diciendo y aceptando su culpa...

pero concientemente yo se, se lo que es y lo que no es, pero de ahí a que mis emociones estén de acuerdo es otra canción diferente.
y sigo con la misma duda que me vengo planteando desde hace tanto tiempo...cuando pasara? cuando encontraré la estabilidad que añoro?

ahora mas que nunca me gustaría hablar con alguien que me entienda en un nivel mas profundo en el nivel en que solo las personas melancólicas pueden...

anoche soñé con un joven de pelo negro y rebelde que caía como sortijas en su rostro, que era tranquilo ligeramente triste, como si su pena se hubiese apoderado de sus ojos haciéndolos bellos y misteriosos al mimo tiempo, tenia un rostro armonioso enmarcado por gruesas cejas que en conjunto con su pelo le hacian lucir mas misterioso aun, vestía de negro con ropa atemporal pero moderna, de cortes simples y armoniosos, nada de adornos superfluos ni extravagantes, era el simplemente y todo esto le confería un aire maravilloso de paz y seguridad,  estábamos en su cuarto, un lugar mágico para los que disfrutan de espacios relativamente oscuros y calmados, parecía como si fuera el entretecho de una casa o un anexo de techo bajo, estaba desordenado pero en orden, como si cada cosa estuviera en el lugar en que tendría que haber estado, la cama en un rincón desecha y con ropa encima pero cómoda y blanda, las paredes parecían de madera, oscuras y relajantes y ahí estaba yo, afuera llovía, y adentro se estaba cómodo, simplemente estábamos ahí, mirándonos como quien mira a alguien a quien se le lee la mente y que por tanto las palabras sobran, estábamos muy cerca casi abrazándonos y era tan tranquilizador, en algún momento nos enredamos en un complicado abrazo y nos dejamos caer a la cama el momento fue gracioso pero no reíamos, era como si estuviéramos tan perdidos dentro de nuestros ojos que no notamos nada, y nos quedamos ahí y volvimos a hablar, esta vez en voz alta pero acariciándonos... luego todo se difumino, me desperté y nunca antes me había despertado tan desamparada despues de un sueño asi de bello...

2 comentarios:

  1. Hola cielo.Mucho tiempo sin verte ,he tenido problemas con blogger y luego desaparecí un tiempo.
    Tu entrada está cargada de sentimiento y dolor...
    encontrarás la calma cuando mires en tu interior y te aceptes tal cuál eres,en ese momento lo sabrás y serás feliz.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar

un gato que habla :)

.

.