.

.

domingo, 22 de febrero de 2015

cony y su rescate

hace unas semanas encontramos atropellada a una perrita, tenia la columna fracturada, y estaba paralitica, no se puedo operar porque era muy costoso y la operación no garantizaba que ella pudiera caminar de nuevo, asi que ahora esta en proceso de rehabilitación para usar su silla de ruedas canina, esta tomando medicamentos para el dolor y en reposo absoluto para que la fractura sane lo mejor posible, después podrá usar su silla de ruedas para moverse por ahí, sin embargo, como esta casa no es de nosotros, tendremos que regalarla, ya que nos es imposible tenerla a ella y el otro perro que estaba antes, mas los 6 gatos que ya tenemos y otros 3 que nacieron hace poco y que no sabemos si los podremos regalar... es en estos casos en que me gustaría tener mi casa propia, para no tener que preocuparme por regalarla o porque su presencia pueda molestar a alguien, por eso da lata no tener plata, plata como para tener nuestra propia casa o poder siquiera haber pagado su operación o  incluso haber tenido como para llevarla a un veterinario de inmediato, pero tuvimos que esperar porque en realidad no teníamos siquiera para pagar la consulta, que mas encima es costosa en horario nocturno y mas si es como urgencia, los veterinarios acá no tienen consideración porque el perro sea de la calle, o les pagas o no lo atienden, pero afortunadamente una señora muy amable que paso nos llamo a su veterinario que no nos cobro nada, por ser la perrita de la calle....

esto es todo lo que quería decir en realidad, necesitaba desahogarme, la vida no es justa con los animales, la gente los bota a la calle y luego cuando les pasa algo rara vez tienen la suerte de que los ayuden o como en nuestro caso, no siempre se puede ayudar como se quisiera

lunes, 9 de febrero de 2015

hace tiempo que no escribo nada, pero la verdad no hay mucho que decir, afortunadamente...
he leído por fin un libro que llevo mucho tiempo queriendo leer y que por una u otra razon nunca pude, orgullo y prejuicio, me lo regalaron y estoy feliz de haberme sacado la curiosidad de leerlo, me gusto, es mucho mejor que la película, y la verdad es que es una lectura agradable y reconfortante para pasar una tarde tranquila. Ahora me gustaría leer el amor en tiempos del cólera y sentido y sensibilidad, para sacarme la curiosidad con esos libros tan conocidos y que siempre he tenido ganas de leer.

.

.