.

.

domingo, 19 de julio de 2015

Sueño, noche 1

El autobús era negro con blanco, los vidrios oscuros;  sucio y viejo, era tétrico, y daba escalofríos, pero la verdad es que en ese lugar practicante todo era igual. Pero no era un mal lugar para vivir una vez que te acostumbrabas, bueno, al menos casi siempre era un buen lugar para vivir. 
El trabajo quedaba en un lugar extraño, era un enorme lugar, cuya entrada principal era casi como una gasolinera mezclada con estacionamiento de los años 50, como todo en ese lugar, era tétrico. El ingreso se hacia por la izquierda, cerca de donde había una entrada de vehículos, al entrar al edificio, era todo aun mas extraño, el lugar era extremadamente oscuro, con suerte veías el blanco del ojo de tu compañero en el cubículo contiguo al tuyo, ademas por alguna extraña razón, parecía que las pantallas de los computadores no emitieran luz alguna, puesto que no veías nada mas que a tu compañero del lado (o mas bien el ojo de tu compañero),  todo estaba remarcado por una luz azul láser, como las que se ven en las discos, pero era una luz vaga, insípida, que no dejaba mas que oscuridad a su paso.
La hora de colación se hacia en la cafetería, que era otra vez, una extraña mezcla, era una cafetería a la antigua, pero con mobiliario muy moderno, blanco y con mesas que tenían un mini laptop (¿para seguir trabajando?)  muchas de las mesas que se agrupaban desordenadamente, eran para una o dos personas, había muchísimas y el lugar era enorme, rodeando este centro de modernidad y desorden, habían mesas familiares, de madera oscura con sillones en ves de sillas, como con un estilo vintage, cerca de estas, que ademas estaban pulcramente ordenadas, había mesones y mini bares, con cafeteras por aquí  y por allá, y personas que atendían y servían colaciones, la cafetería estaba mas iluminada, aunque la luz aun era escasa y por alguna razón dejaba mas oscuridad que claridad, las pequeñas ampolletas estaban dispuestas en el techo por el borde del recinto, y tan solo unas pocas en el centro mismo del lugar, haciendo que quedaran espacios oscuros y otros a media luz, pero en conjunto el lugar era agradable,  casi tranquilizador una vez que pasabas unos cuantos días ahí... Por cierto, que pareciera que muchos vivían allí, puesto que incluso cuando era muy de noche aun se veía mucha gente trabajando y los mismos vehículos podían estar estacionas por muchismo tiempo en el mismo lugar, aun así, el flujo de autos que entraba y salia del edificio era enorme, he imparable. 

Era a este lugar al que llegue a trabajar, llegue de noche, y durante todo el tiempo que estuve allí, no pareció que la luz variara ni que hubiese luna, ni siquiera indicios de que amaneciera. 
-Vamos a almorzar?- le dije a mi compañero del lado.
-Si, vamos, tengo muchas ganas de tomarme un café.
-Como van las cosas?, siento que estas mas mal que bien últimamente. 
-Bueno, la verdad es que no muy bien, pero no se que hacer para solucionarlo, conversemos en el estacionamiento?.

El estacionamiento, mitad gasolinera (no logro comprender porque tenia una gasolinera) era enorme y todos gustaban de pasar allí después de comer, ya sea para fumar o para relajarse, ese día mientras conversábamos,  alguien se puso a pelear, no se porque, pero la discusión era acalorada, la pelea se convirtió en algo mas violento, hasta que uno de los muchachos boto al otro al piso y golpeo su rostro contra el pavimento,  nadie los detenía y parecía mas como si fuera algo de todos los días, yo estaba nerviosa y asustada y derrepente me di cuenta de que le estaban rompiendo todos los dientes contra el cemento, y pensé que lo iba a matar y entonces alguien los separo, pero cuando vi el rostro del muchacho, no estaba destrozado como debería, si no que estaba intacto, como si nada hubiese pasado, y se fue como si jamas le hubieran golpeado. y yo estaba sorprendida y asustada, y por un momento pensé que estaba en un sueño, y me fui nerviosamente hacia el interior del edificio, donde me sentía mas tranquila. 
-Que paso?, porque te fuiste derrepente?- me dijo mi amigo.
-Es que no viste eso?, me puse muy nerviosa, no se que es lo que paso allá afuera...
-No seas loca, no ha pasado nada del otro mundo, es solo una pelea tonta, no te preocupes. oye... cambiando de tema, cuando me dejaras acostarme contigo?? he?
- jajajajaja algún día, jajaja que loco eres, pero tal vez algún día te deje. 
-Bueno, pero conste que me dijiste que algún día me lo permitirías, así que te cobrare la palabra.

En este extraño lugar, no me siento extraña, yo que generalmente no encajo cuando soy yo misma, porque todos me consideran demasiado rara, demasiado sincera, acá tengo un lugar en el cual a todos parece agradarle eso. Pero eso no quita que este lugar es extraño, entre sueño y pesadilla, como si fuera de otro mundo, o del futuro, un lugar en el que todos dicen lo que piensan, en el que cosas insólitas pasan a cada instante, y que aun así por muy raras que sean, es tanta su normalidad, que las pasas por alto. acá, donde no hay luz, donde podrías creer en vampiros, en fantasmas, en monstruos ocultos en la oscuridad... aquí en donde todo lo podrías hacer realidad, acá estoy viviendo ahora. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

un gato que habla :)

.

.